CARTA DE MARCOS MARTÍN PONCE A SUSO CELA, DESCRIBIENDO EL DÍA A DÍA DE LOS PRESXS POLÍTICXS EN AISLAMIENTO 28-VIII-2013.

¡Libertad presos políticos antifascista!

¡Libertad presos políticos antifascista!

¿Qué? ¿Le coges la medida a la calle? Supongo que nunca se deja de recorrer caminos y, como tú dices, de sorprenderse con esas pequeñas cosas que, con los años de prisión, se hacen aún más pequeñas y se esconden en los espacios más recónditos de nuestra memoria. Sí, aquí, cuando aparecen, desde eses rincones, esas pequeñas cosas,  le sacan a uno una sonrisa; ya me hago a la idea de que tu sonrisa te llenará la cara permanentemente. Tu ejemplaridad resistente a la represión carcelaria hace que te merezcas todas esas alegrías. Yo pienso igual que tú; aquí estamos porque somos conscientes de que hay que luchar, de que no queda otro camino mientras el fascismo reprima nuestras expresiones de comunidad política, social y económica, en una palabra, hasta que exista la lucha de clases.

Mariátegui decía:  “Así como el proceso de una guerra es el proceso de ofensivas y contraofensivas, de victorias y derrotas, mientras uno de los bandos no capitule definitivamente, mientras no renuncie a la lucha, no está vencido. Su derrota es transitoria, pero no total”.

                Y, el caso, es que yo veo que la lucha contra la prisión (y, más concretamente, contra el aislamiento) desde eses mismos términos. Desde que me dieron aquella terrible paliza en la mazmorra de aislamiento en Morón y me trasladaron a Puerto III, han sido muchísimos los camaradas, solidarios y compañeros que, desde las cárceles españolas y extranjeras, desde la calle de pueblos cercanos y países de tres continentes me han hecho llegar su camaradería, amistad y calor solidario.

                A día de hoy, la mayoría de toda esta gente se sigue preocupando por mi situación, lo que me lleva a escribir estas letras:

                El día a día de un preso político en el módulo de aislamiento de Puerto III (al igual que en casi todos los aislamientos) es el siguiente:

– A las 7’30 recuento: de pie, al fondo de la celda y con la luz encendida. Hace unos meses agredieron físicamente al Preso Político vasco, Oskar Barreras porque al funcionario no le gustó que Oskar se negara a levantarse en protesta por el régimen de aislamiento. Por la noche, a las 21’00, lo mismo.

– Tenemos 4 horas de patio: De las cuales, todos los días nos quitan de 20 minutos a media hora. Nosotros forzamos que se cumpla el mínimo de 4 horas. Casi siempre lo conseguimos pero, como pasó en Morón, donde me dieron la brutal paliza, los carceleros ven en entredicho su “autoridad” y las tensiones se acumulan.

– Cacheos corporales: Cada vez que salimos de la celda (patio, visitas, etc.) nos hacen un cacheo corporal que viene siendo, más o menos, violento. A veces por encima, otras veces nos soban el culo y los testículos. En las normas del módulo está escrito que pueden hacer esta clase de vejaciones también antes de entrar en la celda y cuando estás dentro de ella. La tensión también aquí se acumula.

– Cacheos en celda: Periódicamente hacen cacheos en la celda. En realidad no suelen llevarse nada, aunque la celda queda como si hubiera pasado un huracán, absolutamente todo queda maltratado y tirado por los suelos.

– Médico: Este es otro de los puntos más sangrantes: cuando necesitas consulta viene el médico a la celda, abren la puerta más exterior, pero queda cerrado el “cangrejo” (otra puerta de rejas),  entre tú y el médico. Los carceleros están durante el tiempo que dure la consulta, al mismo lado del médico “por razones de seguridad”, con lo cual no existe ni un mínimo de privacidad para realizar la consulta. Además, quieren tomemos la “medicación controlada”, como si fuéramos toxicómanos. Y no atienden a razones sobre nuestras explicaciones: Si, por ejemplo, tengo migrañas de vez en cuando, lo más lógico es que te den unas pastillas para que, cuando te duela la cabeza, te las tomes. Pues no. Ellos pretenden que tomes un tratamiento durante una semana seguida, con 2 ó 3 tomas al día, tengas necesidad de esas pastillas o no. Por lo que, en la práctica, estamos sin la opción de acudir al médico.

– Actividades: No hay actividades, ni ofertan ninguna clase de actividades, ni autorizan las que proponemos con el fin de que la desidia tome el lugar de las actividades participativas y sociales.

                En fin Susiño, estos son los puntos más importantes que necesitan ser denunciados. A ellos se unen una infinidad de putaditas diarias sobre cosas que, fuera del aislamiento, pueden ser, o parecer, nimiedades, pero que todas juntas, todos los días, y en una situación que no es, precisamente, de calma chicha, hacen que se vaya acumulando tensión y… y bueno, esto es algo de lo que ya avisé que podía pasar cuando estaba en Morón, antes de sufrir la ira vengadora de los cobardes fascistas.

                Nosotros, presos políticos comunistas, antifascistas e independentistas asumimos nuestra condición de revolucionarios; lo hicimos en las trincheras combativas de la clandestinidad y lo haremos en las barricadas más desprotegidas de la infamia fascista. Todos nosotros haremos nuestros aquellos versos de Nazin Hikmet: “… has de saber morir por los hombres/ y, además, por hombres que quizás nunca viste/ y, además, sin que nadie te obligue a hacerlo/ y, además, sabiendo que la cosa más real y bella es Vivir” (…) “¡No vengan con nosotros/quienes llorando en sus casas/ arrastran su lágrimas/ como una pesada cadena/ al cuello”.

                Pues nada, Susiño, hay un montón de cosas más relativas a los impedimentos diarios para hacer deporte, estudiar, las famosas limitaciones y censura del correo que pretenden aislarte todavía más del exterior, etc., etc., etc. Pero qué te voy a contar que ya no sepas.

                Eso sí, antes de terminar, sí quiero que al final de mi escrito destaques que en las celdas de aislamiento de los Presos Políticos no hay espacio para la soledad, pues la llenan la camaradería y la solidaridad. Ánimo a todos los camaradas de nuestro colectivo y a los Presos Políticos Vascos que no han arriado la bandera de la lucha por la liberación de su pueblo y de la clase obrera.

                Venga Suso, Abrazos combativos ¡POR EL COMUNISMO¡

MARCOS MARTÍN PONCE

PRESO POLÍTICO DE LOS GRAPO

PRISIÓN DE PUERTO III

11500 PUERTO DE STA MARIA

CADIZ

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: