Reminiscencias-La historia vuelve a repetirse.

Hace algo de tiempo escribí este parrafo en una secuencia llamada Agenda de un vagabundo, la leo y me intrigo:¿cuan parecido tiene el pasado y estos sucesos con el presente inmediato?
¿RECUERDAS?…TU Y YO ESTUVIMOS ALLÍ( sucesos de abril)
(En memoria de los Camaradas: Catire- Alexis González; Cachilapo-Enrique Ramón; Freddy Parra y de tantos otros que estuvieron allí y que ya no están)


Yo fui en búsqueda de mi amor/tu fuiste en mi búsqueda/yo te encontré a ti y tu encontraste y comprendiste mi amor/juntos los tres nos abrazamos, batallamos y esperamos/pudo más el amor entre nosotros que las lagrímas que enceguecián nuestros ojos y el dolor de uno y otro que caían a los lados/se mezclaba en el ambiente una melodía mixta de “Te recuerdo Amanda-zumbidos de bala y metralla- arrechera de Pueblo herido”. Las sirenas de ambulancias y carros de policías en rictus de hipnotismo como sus homónimas en el Mar perdiendo a los Marineros. Ese calor extraño, incomprensible, el mismo que sentí una y otra vez antes del 89 y en el 92 , cuando era perseguido, apresado, torturado/no era exclusivo, tu también lo sentías, me lo dijiste/ellos también lo sentían lo dijeron/al hombre grandote lo intentaron callar/pero él seguía allí y nosotros cubriéndolo, llorándolo, sufriéndolo/pero es que el nos lloraba y nos sufría y nos sentía más a nosotros/no nos entregamos y el no se entregó/nos entregaron ¡¡¡ah malhaya!!!!/nos confiamos por ese mismo bendito amor que nos hace creer en los buenos y los malos/ y nos entregaron/pero ¡¡¡¡ah, bendito Cristo, resucitador!!!!, nos levantamos y andamos.
Como cambio todo- mi amor/nos separo la vida/ tu y yo distantes/muchos de los que estaban allí distantes/nuestros muertos distantes/la historia distante/ los carajitos andrajosos de la historia distantes/ las esperanzas distantes/ellos no se rindieron/no se han rendido/nos separaron a ti y a mi/ nos separaron a otros y a la calle/ nos separaron a muchos del Pueblo/ hicieron un foso muy profundo y lo están rellenando con corcho para que el hombre grandotote se quede solito y esparcirlo junto con las esperanzas y las margaritas y los congorochos y los animalitos milagrosos de los que te hablaba en mis cuentos/ellos tocaron y hablaron y cantaron de Hamelin y de Macondo hipnotizando al otro hombre, no al grandote/y les entregaron los mismos espejitos y las mismas cuentas de 1492 que habían escondido tras la palabra/ y ahora los ojos de ese otro hombre son túneles de a dólar mellado/hay muchos otros que llegaron y copiaron la palabra que sabe a mestizo y la imitaron con tanta perfección que parecen de verdad/nuestros muertos están sentados ahí en “Papelón” o en “Pico Naiguatá” viendo, esperando para insurgir, para volver a rescatar al hombre grandote/yo los veo y les pregunto ¿los menciono?; ¿los nombro?, y solo se tapan la boca con el dedo índice pidiéndome silencio, esperando que llueva.

H.H.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: