A 100 AÑOS DEL NATALICIO DEL COMANDANTE JACOBO ARENAS (FARC-EP)

jacoboarenasAl Pueblo De Venezuela,

Al Gobierno Bolivariano de Venezuela,

A los Pueblos y Gobiernos del Mundo,

A los Medios de Comunicación Nacionales e Internacionales,

A la Opinión Pública Nacional e Internacional,

Al Mundo entero,

Hermanos y Hermanas:

Con orgullo rebelde, combativo y libertario, los militantes de la Coordinadora Simón Bolívar rendimos tributo al Comandante JACOBO ARENAS, artífice de buena parte de la historia política de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo (FARC-EP) desde los albores de la heroica resistencia de MARQUETALIA.

El Comandante Arenas nació en la ciudad de Bucaramanga, departamento de Santander al nororiente de Colombia, un 23 de Enero de 1917, en este 2017 conmemoramos el primer centenario (100 años) de su natalicio. Vale decir, que aquel año fue memorable pues se suscitó el histórico triunfo de la primera revolución proletaria mundial que partiera la historia de la humanidad e iniciara las experiencias de construcción del socialismo en Europa.

Jacobo, a la edad de 21 años (1938), se enroló voluntariamente y pagó su servicio militar en el batallón Guardia Presidencial en Bogotá-Colombia. Allí fue estafeta del Ministerio de Guerra.

Participó en las revueltas y plomaceras en las calles de Bucaramanga y Barrancabermeja, a raíz de la insurrección popular desencadenada tras el asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948.

Por aquella época El Comandante Arenas ocupó el cargo de presidente de la Federación de Juventudes Liberales de Santander.

En la década del 50 ingresó al Partido Comunista de Colombia, influenciado por un señor extraordinariamente carismático llamado Rafael Fiello, quien posteriormente se convirtió en un gran millonario reaccionario que emigró para Venezuela.

Por esta misma época, Jacobo fue dirigente de la Federación de Trabajadores de Santander y funcionario sindical, inicialmente del Sindicato de Braceros y lancheros del Río Magdalena y luego de la Unión Sindical Obrera (USO) de los trabajadores petroleros. Fue uno de los dirigentes de la huelga petrolera que concluyó con la Reversión de la Concesión De Mares, como paso inicial para la constitución más tarde de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol).

Igualmente, por encargo de la USO, al Comandante Arenas se le encomendó visitar en la región de La Colorada (Santander) a la primera guerrilla liberal, que surgiera después de los acontecimientos del 9 de abril y de la experiencia de poder popular durante diez días en Barrancabermeja, compuesta por la policía del puerto y más de 400 civiles liderados por Rafael Rangel. El objetivo de la misión de Jacobo era el de llevar la solidaridad moral a dicho movimiento.

En la década del 50, viaja con un grupo de setenta colombianos a Cuba, a los dos meses de proclamado el triunfo de la Revolución (Marzo de 1959) y allí tiene oportunidad de intercambiar opiniones con el Comandante Fidel Castro. Ante la inquietud de Fidel de que los comunistas colombianos, en 30 años de fundado el partido, no habían tomado aún el poder, Jacobo le respondió que el ejército de Batista no tenía la experiencia de combate como si lo tenía el colombiano.

Posteriormente, con ocasión del exitoso primer viaje tripulado al espacio, hazaña realizada por el cosmonauta ruso Yury Gagarín, Jacobo viajo a Moscú donde se entrevistó con diferentes funcionarios del Partido y del Estado de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

En el mes de abril de 1964 es autorizado por el Comité Central del Partido para que junto con HERNANDO GONZÁLEZ ACOSTA se vincularan al Movimiento Guerrillero que desde ese entonces liderara MANUEL MARULANDA VELEZ.

Es así como el día 11 de abril, Jacobo y Hernando, este último enviado como valioso aporte de la JUVENTUD COMUNISTA, parten de Girardot hacia Marquetalia y el 17 de abril, llegan donde está Marulanda con un pequeño grupo de campesinos dispuestos a reiniciar la lucha armada congelada hacía unos pocos años, éste los recibe y allí mismo se inicia una amistad fuerte que florece fogueándose en la lucha por un ideal común.

Se funden en abrazo fraterno y Marulanda expresa: “con la compañía de ustedes no debe ser tan dura la guerra”.

Muy pronto Inicia el camarada JACOBO en MARQUETALIA su incansable labor de denuncia de la agresión del ejército colombiano como una cruzada anticomunista patrocinada por el gobierno de los EE.UU. en el marco del tristemente célebre del plan LASO (Latin American Securyte Operation); igualmente el trabajo ideológico y propagandístico interno y hacia la población, dirigiéndose con la voz de la denuncia a todo el mundo.

Su herramienta de trabajo, una máquina de escribir algo deteriorada por los trasteos en el monte y un viejo mimeógrafo de mano al que cariñosamente llamaban “la rotativa del movimiento”, con el cual hicieron de Marquetalía una verdadera explosión de palabras escritas.

El 20 de Julio de 1964, en el fragor de la lucha armada de resistencia en Marquetalia, Jacobo participa en la redacción y junto a MANUEL MARULANDA, RIGOBERTO LOSADA, ISAURO YOSA, ISAÍAS PARDO, JAIME GUARACAS y otros, proclamando el PROGRAMA AGRARIO DE LOS GUERRILLEROS.

El Comandante Arenas había escrito en dicho documento la visión que de la agresión tuvo la Asamblea general de Guerrilleros y que se convertiría en principal bandera de lucha del movimiento revolucionario. Es allí donde presenta los argumentos que explicarían sucinta y claramente el porqué de la lucha armada, el cual es encabezado con esta frase que aun retumba en la conciencia fariana:

“Nosotros somos nervio de un movimiento revolucionario que viene desde 1948; contra nosotros, campesinos del sur del Tolima, Huila, Cauca y Valle sobre el nudo de la cordillera central, desde 1948 se ha lanzado la fuerza del gran latifundio, del gran comercio, de los gamonales de la política oficial y de los comerciantes de la violencia…. Nosotros somos revolucionarios que luchamos por un cambio de régimen.

Queríamos y luchábamos por ese cambio usando la vía menos dolorosa para nuestro pueblo: la vía pacífica, la vía de la lucha democrática de masas.

Pero esa vía nos fue cerrada violentamente con la guerra, y como somos revolucionarios que de una u otra manera jugaremos el papel histórico que nos corresponde, obligados por las circunstancias, nos tocó buscar la otra vía: la vía revolucionaria armada para la lucha por el poder”

En medio del calor de la guerra de resistencia campesina librada por 42 heroicos y valientes guerreros, saca tiempo para dejar constancia histórica de esta epopeya y escribe el libro DIARIO DE LA RESISTENCIA DE MARQUETALIA.

En diciembre de 1965, a su paso por Bogotá con destino a la región del Duda donde debía realizarse la 2° Conferencia, constitutiva de las FARC, asiste como delegado del movimiento guerrillero y miembro del Comité Central del Partido al X Congreso del PCC y presenta un informe detallado de los acontecimientos de Marquetalia y de las perspectivas de esta experiencia de lucha armada revolucionaria para la toma del poder.

Es en este Congreso Comunista donde se formula por vez primera la línea táctica de combinación de las distintas formas de acción de masas y el papel fundamental de la vía armada en la lucha por un nuevo poder en Colombia, de la que el Comandante Arenas no se apartará jamás y desde la cual haría la lucha ideológica contra las tendencias que trataron de socavar la real vocación de poder de todo partido realmente comunista.

Esta tenaz labor de Jacobo se extendió en el tiempo y en el espacio, no solo en la pelea ideológica contra la línea socialdemócrata apoltronada de mucho tiempo atrás en un sector del Partido Comunista Colombiano, sino contra las tendencias eurocomunistas y perestroikas que en mucho influyeron para la fatal desmovilización de las guerrillas de El Salvador y Guatemala, en Centroamérica y del M-19, el EPL y un sector del ELN en Colombia.

Reconocimiento especial merecen sus aportes para el fortalecimiento del ejército altivo, digno y victorioso de la entraña marquetaliana, visionado, desdoblado y multiplicado en toda la patria. Junto a su amigo y compañero inseparable Marulanda, con quien forjó grano a grano, una sólida estrategia militar que le daría al pueblo trabajador colombiano la herramienta para el triunfo de las masas que en campos y ciudades sufren la explotación y opresión del más tenebroso régimen oligárquico proimperialista de nuestra América.

Este planteamiento estratégico, aprobado en la Séptima Conferencia, tiempo más tarde él hermosamente lo bautizó como “Campaña Bolivariana por la Nueva Colombia”.

De su mente lúcida que interpretó y produjo ideas, salieron de manera prolija los documentos que moldearon lo que hasta hoy son política y militarmente: el Estatuto, el Régimen Disciplinario y las Normas de Comando, el Don de Mando Fariano, el Nuevo Modo de Operar, el Estatuto de las Milicias Bolivarianas… y centenares de documentos, informes, comunicados, crónicas, ensayos, poemas, charlas y diversos escritos trabajados con esa insuperable compañera que fue su máquina de escribir.

Su destacada participación en el proceso político iniciado en el gobierno de Betancur quedó registrada no solo en la consciencia popular y revolucionaria sino también en las obras que son hoy material de estudio y consulta permanente tales como “Correspondencia Secreta Del Proceso De Paz”, “Cese El Fuego”, “Paz, Amigos y Enemigos”, “Vicisitudes del Proceso de Paz”, así como en los informes a los Plenos del EMC donde se condensa esa enorme producción teórica que enriquecen el conocimiento y la práctica político-militar para la causa de la revolución colombiana y lo hacen merecedor a un lugar destacado en la historia junto a los grandes revolucionarios colombianos.

El 10 de agosto de 1990, estando reunido con sus demás compañeros del Secretariado Nacional del EMC, cae fulminantemente víctima de un infarto el gestor del encuentro del movimiento guerrillero con el Libertador y su fusión con el pueblo en un gran Movimiento Bolivariano clandestino, diseñado para las condiciones de la guerra en Colombia, que trascienda nuestras fronteras y haga realidad el sueño de SIMON BOLIVAR de Justicia Social, Soberanía Popular y de Unidad Latinoamericana.

¡Comandante Jacobo Arenas, estamos cumpliendo!

¡Contra el Imperialismo, por la Patria Grande!

¡Contra la Oligarquía, por los Pueblos!

La solidaridad es la ternura de los pueblos, Con Bolívar y Chávez, decimos ¡a la carga!

Desde Venezuela, Tierra de Libertadores, a 524 años del inicio de la Resistencia Antiimperialista en América, y a 206 años del inicio de Nuestra Independencia,

Suscribe:

La Coordinadora Simón Bolívar, una Organización de Base, Revolucionaria, Solidaria, Internacionalista, Indigenista, Popular y Socialista.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: