¡Honor y gloria! a Iván Ríos un valiente a toda prueba.

3 mar17FARCAl Pueblo De Venezuela,

Al Gobierno Bolivariano de Venezuela,

A los Pueblos y Gobiernos del Mundo,

A los Medios de Comunicación Nacionales e Internacionales,

A la Opinión Pública Nacional e Internacional,

Al Mundo entero,

Hermanos y Hermanas:

MANUEL DE JESÚS MUÑOZ ORTIZ, alias IVÁN RÍOS y también conocido con el nombre de JOSÉ JUVENAL VELANDIA nació en San Francisco, Putumayo, Colombia el 19 de diciembre de 1961, y vilmente asesinado en Antioquia, el 3 de marzo de 2008, fue un destacado guerrillero colombiano, Jefe del Bloque Central de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)  y el miembro más joven de esta guerrilla en el Alto Mando Central.

Iván Ríos, se erigió como uno de esos hombres absolutamente convencido de las cosas en que creía, siempre por encima de sus propias limitaciones, poseedor de una valentía a toda prueba, con el más increíble grado de arrojo.

Los problemas que Iván encontró en el frente 47, en Caldas, gravemente afectado por la infiltración y la desmoralización de buena parte de sus unidades, eran tan difíciles y urgentes que decidió quedarse allí, para enfrentarlos en persona y dejar las cosas en mejor estado. Algo muy propio de su carácter batallador.

Iván Ríos fue uno de esos seres que conservó la bondad, unida a cierta ingenuidad, que le acompaño hasta el día de su siembra. Fue un hombre culto, con su propia idea del papel de la cultura en la revolución por hacer, notablemente humano, de esas personas que se indignan abiertamente al conocer de una injusticia. Bajo de estatura lo que lo reconfortaba al afirmar que Bolívar, su inspiración de siempre, podía haber medido lo mismo que él, por lo que se sentía llamado a emular sus hazañas. Un hombre asombroso, que parecía haber estado ausente el día que repartieron el miedo, de él emanaba la energía de que era capaz de lograrlo todo.

Iván Ríos brilló particularmente por el universo ideológico, político, cultural, organizativo y educativo que recogió su inteligencia privilegiada y que supo poner generosamente al servicio de la causa revolucionaria. Siempre fue un fogoso defensor de la línea de las FARC y las determinaciones de su Secretariado.

A mediados de los años noventa fue designado Comandante del Frente 24, en reemplazo de Mario Muñoz, quien había desertado con su compañera Lucía. Y luego cuando fue encargado de la Compañía Raúl Eduardo Mahecha, que tenía a su cargo las relaciones políticas del Bloque con las organizaciones de masas. A fines del 97 fue nombrado en la Comisión Política Nacional y viajó a trabajar al lado de Alfonso Cano.

Leía mucho y gustaba dar conferencias y largas explicaciones políticas a los visitantes que llegaban de todo el mundo al Caguán. Era paisa, de Medellín, pero tenía una visión realmente universal de la cultura. Disfrutaba con toda clase de música, hallaba especial deleite en el teatro y el cine, se impregnaba con la buena poesía. Y tenía un excepcional sentido del humor, contaba y reía a carcajadas con los cuentos, también cantaba y lo hacía verdaderamente bien.

Lo mejor de Iván era sin duda su condición humana. Ese afán por conocer en detalle las historias personales de la gente y por identificarse con sus penalidades y sueños.

La muerte de Raúl Reyes, por la figuración ganada con su trabajo para las FARC, y los espacios políticos que había logrado ocupar, sobre todo en el plano internacional, constituyó sin duda un sensible golpe para la organización. La pésima nueva del asesinato de Iván, cuando apenas nos secábamos las lágrimas por la muerte de Raúl, como lo describió dramáticamente Marulanda en una de sus misivas, constituyó una sacudida violenta para todos.

El vil asesinato de Iván Ríos fue presentado como un éxito rotundo y así se fijó en la memoria de la audiencia, pese a que al conocerse levemente luego los detalles, Colombia y el mundo pudieron enterarse a medias de la tenebrosa maniobra que se empleó para matarlo cobardemente. Pero quedó en nosotros su ejemplo y convicción, para convertirse en millones, ¡Hasta la victoria siempre!

Rescatando la Memoria Histórica Revolucionaria.

Desde la Coordinadora Simón Bolívar manifestamos en carta abierta que “La solidaridad es la ternura de los pueblos”.

Con Bolívar y Chávez, decimos ¡a la carga!

Desde Venezuela, Tierra de Libertadores, a 524 años del inicio de la Resistencia Antiimperialista en América, y a 206 años del inicio de Nuestra Independencia,

Suscribe:

La Coordinadora Simón Bolívar, una Organización de Base, Revolucionaria, Solidaria, Internacionalista, Indigenista, Popular y Socialista.

Zona de los archivos adjuntos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: