Opinión: Venezuela: no callar, pero para decir la verdad. Por: Atilio Borón

vzla2_twitter.jpg_916636689En varios trabajos recientes diversos analistas y observadores de la vida política latinoamericana han reprochado a los intelectuales y militantes de izquierda su silencio ante lo que está ocurriendo en Venezuela. Ese silencio, dicen, sólo refuerza los peores rasgos del gobierno de Nicolás Maduro. Este reclamo lo hizo hace unas pocas semanas un destacado intelectual venezolano, Edgardo Lander, y más recientemente, en una producción especial de Página/12, lo reiteraron dos colegas de Argentina: Roberto Gargarella y Maristella Svampa.[1]

Nadie podría estar más de acuerdo que el autor de estas notas sobre la necesidad de hablar acerca de lo que realmente está aconteciendo en Venezuela. Tras las huellas de los fundadores del materialismo histórico Gramsci decía, con toda razón, que “la verdad siempre es revolucionaria”.  Y el aforismo del fundador del PCI es más importante hoy que nunca antes, cuando el virus posmoderno ha instituido a la “posverdad” ¡como un criterio de verdad!, abriendo paso a cuantas tergiversaciones y mistificaciones puedan ocurrírsele a quienes precisamente quieren ocultar tras una cortina de sofismas y falsedades lo que está sucediendo en nuestras sociedades –y muy especialmente en Venezuela- y, de ese modo, favorecer a los planes de la contrarrevolución en marcha.

Leer más de esta entrada

La industria del pensamiento banaliza el tema de la OEA

OEAEl pasado 28 de abril representantes de nuestro país ante la Organización de Estados Americanos (OEA), iniciaron el proceso de retiro de Venezuela de esta entidad que en los últimos meses ha atacado en reiteradas oportunidades a la patria de Simón Bolívar sin ningún tipo de miramientos e incluso, violando sus propios reglamentos.

Los medios de comunicación que están al servicio de los intereses imperiales y corporativos, han tratado el caso sólo desde el punto de vista político. Sin embargo el tema va mucho más allá y toca el aspecto cultural, ya que se rompe con la cosmovisión imperialista del patio trasero y demostrará, en corto plazo, que un país para ser verdaderamente libre debe liberarse de la cultura de la opresión.

Todasadentro quiso conocer la opinión y el análisis de cuatro conocedores del tema comunicacional, político y cultural: Bladimir Quintana (B.Q.), Pedro Estacio (PE) Juan Contreras (JC), e Ildegar Gil (IG). Leer más de esta entrada

LA “BATALLA DE STALINGRADO” SE LIBRARÁ EN ECUADOR. Por: Atilio A. Boron.

16425958_1413534178698842_7540421960727922854_nEl domingo 19 de Febrero un hermoso y entrañable país de Sudamérica será el escenario de una decisiva “batalla de Stalingrado”. Como se recordará, la que tuvo lugar en aquella ciudad rusa fue la que produjo el vuelco de la Segunda Guerra Mundial. Si Stalingrado caía los aliados serían despedazados por el ejército nazi; si, en cambio, la ciudad resistía el asedio, como lo hizo, las tropas hitlerianas jamás repondrían fuerzas y se encaminarían hacia su inexorable derrota. La propaganda norteamericana dice que este punto de inflexión en la guerra se produjo con el desembarco de Normandía, pero eso es un invento de Hollywood que no resiste la confrontación con los datos duros de la historia. La Segunda Guerra Mundial se decidió en aquella ciudad rusa, misma que puso en marcha la contraofensiva del Ejército Rojo que llegó hasta el corazón mismo del régimen nazi: Berlín. Leer más de esta entrada

Fabricio Ojeda y la insurrección como proceso: los decisivos años 1958-1960

julio-editadaLa petrodolarización de la política

Este ensayo se comenzó a escribir el domingo 22 de enero, cuando me preparaba para participar en los actos que conducirían a Fabricio Ojeda al Panteón Nacional.

En 1958 la mayoría de nosotros promediaba los veinte años o teníamos esa edad. Veníamos saliendo de la oscuridad de la dictadura perezjimenista, cuando acceder a libros de pensamiento revolucionario e informaciones sobre lo que pasaba en Venezuela y el mundo, era subversivo y te conducía directamente a la prisión y a la tortura. Sin embargo, como en el caso de la situación presentada con Hugo Trejo, supimos ver claro el camino, pero no teníamos peso decisivo en las direcciones políticas. Estas estaban tomadas por las generaciones del 28 y del 36, que supieron luchar, hasta que algunos, como Rómulo Betancourt, se convirtieron en traidores. La lucha armada provocó reacomodos en la dirección.
Leer más de esta entrada

Coordinadora Simon Bolivar

pizap-2

Fabricio Ojeda, ni héroe ni mártir: un revolucionario auténtico. Por: Colectivo Revolucionario “21 de Junio/Fabricio Ojeda”

fabricio2Nace en la ciudad de Boconó, en el Estado Trujillo, el 6 de febrero de 1929 y es asesinado en Caracas el 21 de junio de 1966, en los calabozos del Sifa (Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas). En 1948 Fabricio llega a Caracas, desde Cabimas donde prestaba servicios como maestro en la escuela de la Creole Petroleum Corporation, una transnacional petrolera norteamericana. Luego se marcha a Maturín, ciudad en la que se residenció y comienza a trabajar con el gobierno regional. Allí nacen sus hijos: Thais, Alonso, Milagros, Marianella y Fabricio. Leer más de esta entrada